El otro día alguien me preguntó:

¿Para qué entrenas?

Mi respuesta (sonriendo y con un tono sarcástico):

Para verme bien desnudo.

Existen muchas razones para ir al gimnasio. La más común es para “estar en forma”; otra es para hacerte más fuerte; otra puede ser para verte mejor desnudo (mi súper respuesta); otra es para mejorar tu capacidad cardiovascular, etc.

La verdad es que lo mejor sería entrenar para lograr una mezcla de todos esos objetivos.

Estar en forma

Hay muchas definiciones de lo que significa “estar en forma”. De manera general, para mí tiene que ver con tu salud y capacidades físicas en relación a tu edad. Por ejemplo, si tienes 40 años y te cansas por subir las gradas al 5to. piso de un edificio, no estás en forma. Si tienes 60 y puedes tranquilamente caminar una hora por la ciudad conversando con tus familiares, creo que se podría decir que estás en forma.

¡Si tienes 20 deberías ser inmortal! A los 20 yo podía ir a clases, competir en el mismo día en fútbol, basket, tenis de mesa y además tomar cervezas. Los estándares para cada edad son subjetivos, pero se entiende de lo que estoy hablando.

Estar en forma tiene que ver con una mezcla de cualidades:

  • Salud general
  • Capacidad cardiovascular
  • Fortaleza física
  • Mente sana

Lo interesante de estar en forma es que no tiene necesariamente mucho que ver con tu apariencia física; suele expresarse en un cuerpo atractivo, pero no siempre es así.

Ser más fuerte

La expresión física de la capacidad que tiene tu cuerpo para mover cosas, para levantar a tu novia o sobrino, para ejecutar sentadillas con 2 veces tu peso corporal sobre tu espalda, etc., es algo que a muchos nos apasiona. Para mí, tiene relación directa con la motivación. Ver semana tras semana, mes tras mes, cómo tu cuerpo se vuelve más fuerte es algo increíble.

Cuando empecé a entrenar me parece que podía hacer 3 flexiones de pecho (no estoy exagerando). Hace unas semanas hice una rutina de más de 300; el cambio es radical. Compito conmigo mismo a diario y trato de ir superando mis límites. No me importa qué tan fuerte sea otra persona; no me comparo con nadie más que con mi versión de ayer, y sigo avanzando hacia mis metas.

Los beneficios de ser fuerte son muchos. Es una de las cualidades que más utilidad tienen en la vida diaria. ¿Tienes la capacidad cardiovascular para correr una maratón? Excelente, pero en el día a día no sirve de mucho. En cambio, ser fuerte te ayuda a cargar cosas, a levantar fácilmente las compras del supermercado, mover un tanque de gas, etc.

Verte bien desnudo

El objetivo más “superficial” de todos… supuestamente; como si fuera malo verse bien. Es lo más común tratar de vestirte bien, verte bien, que tu ropa esté limpia, que tu cabello esté arreglado, etc. Lo más lógico del mundo, para mí, es tener un cuerpo que también se vea bien. Obviamente verse bien es algo relativo, pero hay estándares más o menos definidos.

No me agrada la mentalidad que sugiere que podemos ser felices con cualquier cuerpo. Creo que esta forma de pensar les da una excusa a las personas para descuidarse.

Por otro lado, tener la idea de que podemos ser felices con cualquier mente también me parece ridícula. Por eso es que el 90% del tiempo como saludablemente, y sólo un 10% como chatarra deliciosa: helados, hamburguesas, postres, etc. De la misma manera que el 90% del tiempo leo libros buenos, veo programas de tv o videos de YouTube de calidad, etc., y sólo un 10% restante son porquerías (¿videos de bloopers talvez? ¿memes ridículos? jaja).

Vida equilibrada

La verdad es que a mí me gusta un equilibro entre estar en forma y verme bien.

Por ejemplo, veo gente en el gimnasio que tiene buen físico, pero no se nota en su cuerpo. Si los ves caminando por la calle parecería que nunca entrenan. Me atrevería a apostar que preferirían cambiar su tipo de entrenamiento y quizás no tener el físico para trotar dos horas en la caminadora, pero tener músculos definidos y que su ropa luzca mejor.

Obviamente cada persona tiene objetivos distintos, así que los parámetros cambian por completo dependiendo de lo que quieres. Yo tengo la opinión de que en la vida diaria lo práctico es entrenar para tener una buena mezcla de fuerza física, capacidad cardiovascular y tener un cuerpo atractivo en el proceso.

En mi visión, cualquier persona que tenga este objetivo, requiere entrenamiento con pesas.

Si te gustó el artículo, por favor selecciona Me Gusta (arriba) y compártelo en redes sociales:

Temas relacionados

Suscríbete a continuación para recibir consejos GRATIS para el gym, salud y fitness. Sígueme en Facebook. También puedes seguirme en Instagram donde voy a empezar a publicar más seguido. Déjame un mensaje en la sección de comentarios si tienes preguntas o ideas sobre nuevos temas para conversar o simplemente compartir.